Barcelona tiró la toalla: Luis Suárez pide autocrítica y Quique Setién mira a los costados – Yahoo Deportes

A pesar de que todavía restan dos jornadas para la finalización de la Liga de España, la situación parece estar sentenciada. Real Madrid tiene servido en bandeja su 34° título local: necesita tan solo dos puntos para poder festejar, ya que el escolta, Barcelona, se encuentra a cuatro de distancia, y

A pesar de que todavía restan dos jornadas para la finalización de la Liga de España, la situación parece estar sentenciada. Real Madrid tiene servido en bandeja su 34° título local: necesita tan solo dos puntos para poder festejar, ya que el escolta, Barcelona, se encuentra a cuatro de distancia, y las autoridades del club y la capital del país se encuentran trabajando para evitar multitudes en los posibles festejos. Pero, además, en el equipo culé ya parecen haber tirado la toalla.

Luis Suárez, delantero del Barça, realizó hoy una fuerte autocrítica y consideró que el equipo dejó “escapar” la Liga de España a manos de su máximo rival. “En la Liga hay que ser autocríticos: la dejamos escapar nosotros mismos. Somos conscientes de que dependíamos de nosotros y no buscamos ninguna excusa. Por orgullo y prestigio del club, hay que ganar los dos partidos que nos quedan y luego centrarse de lleno en el único título que podemos pelear, que es la Champions”, declaró el uruguayo en una entrevista a Mundo Deportivo.

“Está claro que si hubiéramos estado a la altura en los partidos como ante Sevilla, que es un rival que te puede empatar, y sobre todo frente a Celta en Vigo, que fue un golpe muy duro y justo después venía el Atlético, sería diferente”, indicó Suárez. “No hay que buscar tantas excusas, sino ser autocríticos y afrontar la realidad”, subrayó el atacante.

Por su parte, el técnico, en la la rueda de prensa que ofreció en la previa del partido que los catalanes jugarán mañana ante Osasuna por la fecha 37, deslindó responsabilidades ante el bajo rendimiento colectivo: “No soy el único responsable del momento del Barcelona, soy una parte más del equipo y asumo lo que me toca”.

Con dos fechas por delante, su equipo todavía mantiene chances matemáticas de poder arrebatarle el título a Real Madrid, pero también deberá empezar a cambiar su imagen de cara al retorno de la Champions League (el 8 de agosto recibirá a Napoli por la revancha de los octavos de final tras, el 1-1 de la ida).

“Tengamos opciones o no, nuestra obligación es exigirnos al máximo y tratar de ganar un partido contra un buen equipo que ha completado una temporada excelente y cumplió sus objetivos”, dijo el DT en alusión al partido de mañana, en el que serán locales ante el equipo de la ciudad de Pamplona. “Todavía no está todo definido, puede pasar cualquier cosa, pero es verdad que está difícil. El Madrid tiene que empatar y perder en los dos partidos que le restan, y desde que se reinició la Liga los ganó todos, es obvio que hicieron mejor las cosas”, concluyó Setién.

“No hemos ganado nada. Estamos muy contentos, pero faltan dos partidos, seis puntos y veremos lo que va a pasar el jueves”, advirtió el DT tras el partido contra el Granada. Enfrente estará un difícil Villarreal, que quiere asegurarse su presencia en la próxima Europa League. “Es un equipo que sabe jugar, que es muy bueno y es un rival muy difícil. Mañana va a ser el partido más difícil de los últimos que hemos tenido”.

“Los jugadores quieren lograr grandes cosas”, aseguró Zidane. “Los jugadores cuando llegan aquí saben la historia de este club, lo que es, lo que quiere, la ambición que tenemos siempre. Lo particular de ahora es que después del confinamiento, cuando volvimos a trabajar, después de quedarse en casa casi tres meses, los jugadores querían hacer cosas grandes. Se veía en los entrenamientos. Se veía en los partidos, pero yo les veo en los entrenamientos: entrenaban fenomenal, querían quedarse después a hacer cosas y eso te dice todo”, añadió el DT.

Además, Zidane también se refirió a lo que supondría ganar la llamada ‘Liga del coronavirus’: “Pensamos en nuestra afición porque hay mucha gente que lo pasó mal y lo sigue pasando mal. El fútbol es una manera de olvidar un poco el día a día. Lo que queremos nosotros es conseguir cosas para esa gente que no puede venir a los partidos”.

Tras el final de la Liga, Real Madrid se centrará en la resolución de la Champions que volverá en agosto con una definición a un partido desde cuartos, a puertas cerradas y en Lisboa. Antes, para poder estar en Portugal, deberá remontar en Manchester el 2-1 que logró el City en la ida de octavos.