La salud está primero, pero la economía apura


Economía alemana se contraerá casi 10% en segundo trimestre de 2020 debido a coronavirus


Falso dilema: ¿la salud o la economía?


Otro error de Sánchez: la ‘hibernación’ de la economía no ha sido una buena estrategia

Construcción (Foto: ISTOCK)

En las últimas semanas se ha puesto de manifiesto entre los economistas un nuevo debate que muestra diferencias entre los expertos. Un debate en el que se han cruzado tantas críticas como elogios a la actuación del Gobierno, que ha cerrado el país hasta este jueves para contener la elevada curva de contagios. Un debate en el que hemos visto a muchos economistas diferir con otros expertos del mismo campo, sin llegar a un consenso claro y consensuado.

El debate del que hablamos es el que se ha estado discutiendo en estas últimas semanas tras el decreto del 29 de marzo, donde el presidente del Gobierno confinó todo el país, dando el permiso para salir solamente a aquellas actividades que consideraban esenciales. Una dura apuesta económica, pero que, de salir bien, podría acotar el impacto del coronavirus al acortar los plazos del confinamiento. En otras palabras, una apuesta en la que se pretendía asumir un mayor coste económico, pero con la intención de que el coste, por otro lado, nos sacase antes del atolladero en el que estábamos inmersos.

Como sí han coincidido muchos economistas, la clave de este coronavirus y del confinamiento, al menos en materia económica, depende del tiempo que dure la crisis. Con una actividad económica completamente paralizada, con unos sectores que, como recoge la consultora KPMG, se encontraban funcionando a unos ritmos de rendimiento muy inferiores a los niveles previos a la crisis del coronavirus, lo más preciso es salir cuanto antes de la situación. Un objetivo estrechamente ligado a las políticas aplicadas por el presidente, previamente rogadas y solicitadas por otros partidos de la oposición.

Sin embargo, para otros economistas, el confinamiento general era el dardo envenenado que mataría definitivamente la economía. Un golpe que dejaba la economía en estado crítico, al paralizar esa actividad económica que, en el mejor de los casos, mantenía la economía arrancada, a ralentí, a la espera de poder pisar el acelerador en cuanto la curva de contagio fuese amainando. Una conclusión a la que no le falta razón, pero en la que nos dejábamos precisamente una variable, la cual determinaba ese coste económico que tendría dicha política para el país.

Una variable que, en este caso, sí trataba de controlar el método de confinamiento total. La principal idea de este confinamiento era el contener una curva de contagio y un colapso sanitario que dejaba a la economía española en una situación bastante crítica. Mantener la economía a ralentí es necesario, pero, ¿cuánto tiempo podemos seguir aguantando con una economía a ralentí? Estamos hablando de que, precisamente, esa economía a ralentí no frena la actividad económica por completo, efectivamente, pero sí mantiene a muchos sectores, en torno al 25% de la economía, sin poder operar y tener actividad.

Sectores que, por otro lado, son excesivamente vulnerables a la situación. Hablamos de España, un país en el que las empresas no solo son pequeñas, sino que cuentan con una muy escasa digitalización como para adaptarse plenamente a la situación, así como una liquidez que, en un cómputo europeo, supone el 3% de la liquidez total del elenco de empresas en Europa, frente al 20% de Francia. Mantener la economía a ralentí no paralizaba la economía, pero si no contenía la curva, los riesgos de una pérdida en la capacidad productiva estaban muy presentes en la cabeza de los economistas.

Por el otro lado, paralizar la actividad económica significaba otro gran riesgo para la economía. Sin embargo, el coste de paralizar la economía podía verse compensado con esa mayor agilización en esa paralización y posterior decremento de la tasa de contagios, permitiendo así, a su vez, reanudar la actividad económica en un menor plazo de tiempo. Otra gran apuesta, la cual iba a tener un severo coste económico, pues estamos hablando de paralizar prácticamente la totalidad de la economía, afectando a casi el 50% del empleo total en el país, pero que de tener el efecto deseado, sacaría a todos los españoles del atolladero en el que se encuentran inmersos.

¿Qué es mejor?

Como vemos, un coste de oportunidad que todos los economistas, y de forma continuada, nos hemos estado planteando. Evidentemente existe un elevado coste para la economía al paralizar el país, pero ¿cuál es el contrafactual?

Esta es la pregunta que ha estado circulando por las mentes de los distintos economistas en el planeta. Acabar con la única actividad económica permitida tiene un coste, pero mayor coste podría tener el estar con una actividad económica paralizada parcialmente. En este sentido, creo que debemos hacer caso a los precedentes y dejarnos de experimentos que no sabemos si funcionarán o no. En este sentido, los precedentes que nos llegan desde China son ejercicios de paralización plena, provocando una salida más acelerada y un gran decremento en la tasa de contagios.

En Europa, el 65% de los economistas se mostraba de acuerdo con el plan de cerrar severamente la actividad económica no esencial. En Estados Unidos esta cifra se eleva hasta el 80%.

Ahora bien, con una política bien aplicada. Lo que hasta ahora ha aplicado el presidente Pedro Sánchez no solo es arriesgado, sino que podría tener efectos contraproducentes. Ordenar un decreto en el que no se especifica ni los sectores que pueden ir, o no, a trabajar, es una política a medias. Paralizar la economía es un riesgo, pero mayor riesgo es paralizarla y que la curva de contagio siga expandiéndose ante la escasa rigidez de la medida. Sea como sea, el coronavirus es una crisis que posee un elevado coste de oportunidad. Por ello, debemos tomar medidas que, bajo mi criterio, deberían ir enfocadas por reducir los plazos de confinamiento, intensificando el distanciamiento social. Ahora bien, de aplicar estas medidas como hasta ahora, no serviría de nada y podrían darle la razón a aquellos que tanto insistieron en continuar con la actividad a medio gas.


SHCP y BdeM aprueban excepciones bancarias por efectos de Covid-19

Ciudad de México. Ante el impacto adverso que ha ocasionado la pandemia del Covid-19, los integrantes del Comité de Regulación de Liquidez Bancaria aprobaron las directrices que servirán de base para establecer algunas excepciones a las Disposiciones de Carácter General sobre los Requerimientos de Liquidez para las Instituciones de Banca Múltiple actualmente en vigor.

Los miembros del Comité reconocieron que la emergencia sanitaria generada por la pandemia representa el mayor desafío que ha enfrentado el sistema financiero global desde la crisis de 2008-2009 y expone a la economía mundial a una recesión de magnitud y duración inciertas.

Durante la tercera sesión del Comité presidida por el Secretario de Hacienda y Crédito Público y con la presencia del gobernador del Banco de México, consideraron que muchos de los activos que hasta antes de marzo eran elegibles como activos líquidos para el cumplimiento del Coeficiente de Cobertura de Liquidez (CCL), pudieran, derivado de la actual pandemia del Covid-19 , dejar de serlo por presentar descensos pronunciados en sus precios de mercado.

De esta manera, se acordó incluir una excepción mediante la cual las instituciones puedan registrar como activos líquidos aquellos que hayan sido elegibles en tal capacidad hasta el 28 de febrero, antes de que los mercados comenzaran a manifestar el impacto de la pandemia.

De igual forma, se consideró pertinente excluir la información del mes de marzo para el cálculo de las reservas de liquidez que las instituciones deben mantener para hacer frente a potenciales llamadas de margen o cambios en la valuación del portafolio de operaciones con instrumentos derivados.

Además, con el propósito de no establecer una carga adicional, ni restringir algunas operaciones de las instituciones a través de la imposición de medidas correctivas obligatorias, las cuales se aplican cuando el Coeficiente de Cobertura de Liquidez (CCL) desciende por debajo de 100 por ciento, se decidió introducir excepciones temporales a algunas de las medidas correctivas señaladas en las Disposiciones de Liquidez; una clasificación extraordinaria de las instituciones en escenarios de acuerdo a sus niveles, así como no considerar incumplimiento al CCL.

Estas excepciones estarán vigentes por un periodo de seis meses contado a partir del 28 de febrero de 2020, y podrán extenderse por un periodo máximo de hasta seis meses adicionales si de manera conjunta el Banco de México y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores consideran que las condiciones así lo requieren.

Explicaron que las excepciones contribuirán al cumplimiento de los retos que enfrenta el sistema financiero en la actual coyuntura, en particular: mantener el flujo de crédito que requieren las empresas, los hogares y otros segmentos de intermediación financiera y continuar con condiciones de liquidez adecuadas, tanto en moneda nacional como extranjera y de esta manera mantener condiciones de operación adecuadas en los mercados cambiarios y de renta fija.

El Comité de Regulación de Liquidez Bancaria está integrado por el Secretario de Hacienda y Crédito Público, quien lo preside, el Gobernador del Banco de México, el Subsecretario de Hacienda y Crédito Público, el Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y dos Subgobernadores del Banco Central.


Coronavirus: ¿No hay Estado presente para salvar a la economía?


Necesitamos nuevas medidas para reactivar la economía por pandemia: IDIC


Trump dice que le gustaría reabrir la economía de EEUU con un big bang


Breves de economía

México
Peso se aprecia 0.42%
De acuerdo con datos de Banco de México, el peso se apreció 0.42%, o 10 centavos, a las 24.01 unidades al mayoreo. En ventanilla bancaria, el dólar cerró a la venta en 24.42 unidades, cifra menor al cierre reportado el martes por Citibanamex, que fue de 24.61 pesos.

Día de ganancia
El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana ganó 41.47 unidades, que representaron el 0.12% con respecto al cierre del martes para situarse en las 34,567.78 unidades.

Estados Unidos
Jornada positiva
El Dow Jones ganó 779.71 puntos, o 3.44%, para terminar en 23,433,57 unidades. El índice Standard & Poor' s 500 subió 90.57 puntos, o 3.41%, para ubicarse en 2,749.98 unidades y el índice compuesto Nasdaq aumentó 203.64 puntos, o 2.58%, para cerrar en 8,090.90 unidades.

España
Ayuda económica
La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, señaló que se concedieron 2,747 millones de euros (unos 2,900 millones de dólares) en avales para autónomos, pymes y empresas desde la puesta en marcha el pasado lunes de una línea de hasta 20,000 millones de euros.- EFE y El Financiero

Síguenos en Google Noticias


Economía de Estados Unidos se encogería 5.0% en 2020 por causa del coronavirus


Según una encuesta, la economía familiar no aguanta la extensión de la cuarentena


Proponen a la población dar prioridad a la economía solidaria


Coronavirus: la pandemia pone a la economía mundial en coma


Economía corrige a la banca y afirma que los avales pedidos están lejos de 20.000 millones

La ministra de Economía, Nadia Calviño, asegura que el ICO ha recibido 31.000 solicitudes de avales por un valor de 2.747 millones de euros.

La movilización de hasta 100.000 millones de euros en avales públicos para préstamos a empresas ha sido una de las medidas estrella de este Gobierno. Sin embargo, su aplicación está generando un desconcierto importante entre las empresas por la cada vez más evidente falta de coordinación entre el Gobierno y las entidades financieras para poner en macha las líneas de garantías.

Según ha confirmado este miércoles la ministra de Economía y Transformación Tecnológica, Nadia Calviño, en estos momentos el volumen de operaciones que han subido los bancos a la plataforma del ICO todavía no alcanza los 20.000 millones de euros que el Ejecutivo habilitó para el primer tramo de los avales con los que espera garantizar que la liquidez llegue al tejido empresarial.

Es decir, a efectos prácticos de cara a activar el segundo tramo de los avales, no están agotadas ni la parte destinada a grandes empresas, ni la de las pymes. Un mensaje que no coincide con lo que está trasladando el sector financiero estos días.

Los datos que maneja Economía apuntan a que, a dia de hoy, son 86 las entidades que han firmado el acuerdo con el ICO, que ya ha recibido 31.000 solicitudes de avales con un volumen de 2.747 millones de euros, de los que 2.595 millones de euros corresponden a solicitudes de autónomos y pymes.

Según ha explicado Calviño, como el Estado avala hasta el 80% la financiación, 'esta se acerca hasta los 3.500 millones de euros, que es la liquidez que llegará al tejido productivo'.

Financiación por partes

El Gobierno decidió dividir este primer tramo de avales en dos partes. La primera la dotó de 10.000 millones de euros para grandes empresas y la segunda, con la misma cuantía para pymes, esto es, empresas de menos de 250 trabajadores con una facturación interior a 50 millones de euros.

Las garantías que el Estado concede a las grandes empresas alcanzan el 70% y a las pymes y autónomos el 80%. Esta primera fase también contempló avales para las refinanciaciones de deuda.

Esta disonancia entre lo que dicen los bancos y el Gobierno podría explicarse por la diferencia entre las peticiones que las entidades han recibido y las operaciones aprobadas que han tecleado en la plataforma del ICO. De hecho, todas las fuentes bancarias consultadas coinciden en que ha habido sobredemanda en las solicitudes para acceder a los préstamos avalados, especialmente entre pymes y autónomos.

Es decir, los avales se han agotado, pero no ha dado tiempo a tramitar todas las operaciones con el ICO y, por lo tanto, no han llegado a las empresas. El cuello de botella tampoco permite, así, activar el segundo tramo de inmediato, tal y como desde el propio sector financiero han reclamado estos días.

Sea el motivo que sea, lo cierto es que la situación está generando gran inquietud entre los empresarios, que afirman que hay empresas con necesidades acuciantes de liquidez y temen que la nueva línea del ICO no esté activa hasta finales de abril, lo que dejaría en una situación muy complicada a muchas empresas, en especial, pymes y micropymes.

El Ejecutivo es consciente de que será necesario habilitar nuevos tramos de la línea de avales del ICO, ya que los 20.000 millones de euros del primer tramo no serán suficientes para cubrir la demanda de crédito que hay en este momento por parte de las empresas.

Economía asegura que activará los nuevos avales cuando sea necesario. Pero por el momento, prefiere calibrar la demanda y evaluar cómo están funcionando los tramos, tal y como explicó la ministra portavoz, María Jesús Montero, el pasado martes.


Walmart hace nuevas contrataciones y refuerza medidas de sanitarias


El coronavirus y el big data: economía en tiempo real y alta definición


Coparmex pide apoyo a AMLO y no señalamientos irresponsables

Ciudad de México. Ante las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, sobre la cantidad de empleos que se han perdido, Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), lo 'invitó' a colaborar con medidas de apoyo y no con señalamientos 'irresponsables'.

Durante esta mañana, el mandatario reveló que en las últimas tres semanas se han perdido en el país alrededor de 350 mil empleos, haciendo énfasis en que han sido las medianas y grandes empresas las que han optado por prescindir de los servicios de sus trabajadores.

'Ante los señalamientos del gobierno federal hoy en la mañanera de que los empleos que se han perdido, sin tomar en cuenta los efectos negativos que el Covid-19 ha tenido en la economía mundial, invitamos al Presidente a colaborar con medidas que impulsen la protección del empleo y no sólo a señalar de manera irresponsable', dijo De Hoyos.

En un comunicado señaló que este no es momento de continuar en la ruta de la polarización social, dado que incluso la Organización Internacional del Trabajo hizo un llamado a gobiernos a actuar con rapidez y coordinación para evitar un colapso en materia laboral a partir de cuatro pilares.

La Coparmex urgió al gobierno a implementar medidas y acciones para preservar el empleo, como acelerar los procesos de devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA), en un plazo no mayor a 20 días y restaurar la compensación universal, al menos para el 2020.

Diferir las Contribuciones Obrero-Patronal, ajustar de pagos provisionales mensuales con base en los ingresos nominales de 2020 y el coeficiente de utilidad de 2019. Diferir pagos provisionales del Impuesto Sobre la Renta (ISR), deducir al 100 por ciento prestaciones laborales y diferimiento temporal de pago de servicios proporcionados por el Estado (agua y electricidad).

'El peor resultado de una crisis es el desempleo, lo que se traduce en menores ingresos para las familias mexicanas y un indeseable aumento en los niveles de pobreza', advirtió De Hoyos.


Cada día de cuarentena le costaría $50.000 millones a la economía


Aeroméxico hará último vuelo a Europa antes de suspender la ruta


Presentan empresarios de Jalisco plan de protección a la economía


Las bancos no abrirán 9 y 10 de abril


Prevén fuerte contracción de economía mundial


El mundo se adentra en la recesión

Bolsa de Nueva York. Reuters

Los malos augurios comienzan a sumar cifras a su causa. La economía mundial enfila el camino de la recesión. La primera gran tormenta desde la fatídica Gran Recesión. La quiebra de Lehman Brothers parece un chiste de mal gusto comparado con el tsunami que se viene encima. 'La evidencia de que marzo marcó el comienzo de una profunda recesión global es cada vez mayor', sostiene Bloomberg. El planeta parece congelado como un vídeo en pausa como consecuencia del confinamiento masivo para mitigar el contagio de la Covid-19. Más de 3.900 millones de personas, que representan cerca de la mitad de la población mundial, viven en países donde el confinamiento es obligado o recomendado por sus gobiernos, según AFP.

Y el parón es criptonita para la economía. 'La pandemia ha empujado al mundo hacia una recesión, que en 2020 será peor que la crisis financiera mundial', señala el Fondo Monetario Internacional. En los últimos días se ha producido un goteo incensante de datos económicos que confirman la debacle. Depresión del consumo, aumento del desempleo, ahogamiento de la industria... La Organización Mundial del Trabajo calculaba esta semana que solo en este trimestre se perderían casi un 7% de horas trabajadas, equivalentes a unos 200 millones de empleos en todo el mundo.

'Las consecuencias económicas de la pandemia ya están golpeando a Estados Unidos con una velocidad y gravedad sin precedentes', dice el FMI. El desempleo se ha disparado en Estados Unidos durante las últimas dos semanas, un país que hasta hace poco alardeaba de tener la tasa de paro más baja de su historia (3,5%). Los volúmenes de exportación de EE UU en las primeras dos semanas completas de marzo muestran envíos al exterior de menos de la mitad que el año anterior, según los datos de IHS Markit. 'El daño es grave para los automóviles: la cantidad de barcos anclados utilizados para transportar vehículos ha aumentado al 19% de la flota, en comparación con el 11% de hace un año', según datos de Bloomberg.

El contagio de la pandemia se está extendiendo a la economía. La cascada de cifras publicadas estos días no hacen más que confirmar los malos presagios. La semana pasada los indicadores de confianza (PMI) de la eurozona, uno de los termómetros más fiables para medir la salud de un territorio, reflejaban el nivel más bajo desde 1998, por debajo incluso que los de 2008. La OCDE también tiene su baremo. Sus indicadores compuestos avanzados, que anticipan inflexiones en el ciclo económico, sufrieron en marzo el mayor bajón mensual de su serie histórica para la inmensa mayoría de las grandes economías mundiales.

Los líderes mundiales recurren a símiles bélicos para comparar las consecuencias económicas de esta crisis. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, llegó a comparar esta crisis con la Gran Depresión de 1929. Precisamente, este miércoles se ha conocido que la economía francesa retrocedió un 6% durante el primer trimestre del año, el peor registro desde la Segunda Guerra Mundial, según datos del Banco Central de Francia.

La economía alemana sufrirá una contracción del 4,2% en 2020 como consecuencia del impacto de la pandemia de la Covid-19 y de las medidas de contención, que arrastrarán a la economía germana en el segundo trimestre a una caída histórica del 9,8%, la más profunda de toda la serie histórica y más del doble del hundimiento registrado en el primer trimestre de 2009, el peor de la Gran Recesión, según los pronósticos difundidos este miércoles por los principales institutos de investigación económica de Alemania (IFO de Munich, DIW de Berlín, IfW de Kiel, IWH de Halle y RWI de Essen).

La industria mundial también se verá profundamente afectada. Las matriculaciones de automóviles nuevos en las dos primeras semanas de parón de marzo, generalmente un mes pico, cayeron un 93% en España. Algo parecido sucedió en el resto de los países europeos. Las previsiones de todos los economistas y organismos internacionales son cada vez más sombrías y las pocas estadísticas oficiales que se van publicando lo atestiguan.

El comercio global caerá entre un 13 % y un 32 % en 2020 por la perturbación de la actividad económica causada por la pandemia, según publicó este miércoles la Organización Mundial del Comercio (OMC). 'Las cifras son feas, no hay cómo negarlo', ha dicho Roberto Azevedo, director general de la OMC. 'Todo el sistema, todo el conjunto de cadenas de suministro se ha visto sacudido de manera significativa', agregó.

El impacto es global. 'Las perturbaciones causadas por el virus están empezando a repercutir en los mercados emergentes', avisa la institución presidida por Kristalina Georgieva. Tres de las mayores economías árabes retrocen, el índice de servicios en Brasil fue el más bajo desde 2016 y las ventas de vehículos en Sudáfrica cayeron un 30%, según los últimos datos publicados. En Australia, que ha esquivado la recesión durante tres décadas, la mayoría de los anuncios de empleo vivieron su mayor desplome desde 2009, a pesar de que este país no ordenó un cierre estricto hasta finales de mes.

Según el nuevo rastreador global del PIB de Bloomberg Economics, la economía mundial ya retrocede y está perdiendo fuerza más rápido que en los primeros días de la crisis financiera. La lectura de marzo muestra que la actividad se contrae a una tasa anualizada del 0,5%, en comparación con la subida del 0,1% de febrero. Desde la India hasta Italia, los confinamientos por coronavirus han cerrado negocios y han mantenido a miles de millones de personas encerradas en sus hogares durante semanas, provocando un choque simultáneo de oferta y demanda que ha enredado las redes mundiales de producción y logística, construidas sin la capacidad suficiente para absorber una sacudida de semejante magnitud, según Bloomberg.

Con una inversión que se reducirá y más personas sin trabajo, las tasas globales del PIB podrían descender dependiendo de cuánto tiempo los Gobiernos mantengan sus confinamientos, muchos de los cuales se espera que duren hasta mayo o junio. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París, estima que por cada mes de contención habrá una pérdida de dos puntos porcentuales en el crecimiento anual del PIB.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Se adhiere a los criterios de

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Reactivan economía con 'Jajalpesos' en Tenango del Valle


Empresarios inconformes con el plan de López Obrador para salvar la economía: "¿Se va a lograr algo por salir y decir que se vaya?"


“¡Aplanando la curva!”: Donald Trump prometió que la economía de EEUU tendrá un boom inédito tras la reapertur


Los ministros de Economía de la Unión Europea no pudieron acordar un paquete de medidas frente al coronavirus


2 billones de pesos es la inversión para reactivar la economía: Luis Niño de Rivera


Una propuesta para reiniciar la economía durante la crisis de covid-19


Banorte, Banco Azteca y Santander distribuirán apoyos del Gobierno a pequeñas empresas familiares


No cuente con China para levantar la economía mundial

Mientras la vida se detiene en gran parte del mundo a causa del nuevo coronavirus, el país que hasta hace poco era el más afectado por la mortal pandemia está volviendo lentamente a la vida. El número de nuevas infecciones en China ha disminuido drásticamente en las últimas semanas, y las ciudades de todo el país están volviendo a algo casi normal. Los residentes están saliendo de la cuarentena, una vez más paseando por los parques e incluso aventurándose en restaurantes y cafeterías. Las empresas están reabriendo y la gente está empezando a volver al trabajo, aunque las autoridades han prohibido a los visitantes internacionales para evitar que se importen nuevos casos. El mes pasado, el gigante de la tecnología, Apple, cerró sus tiendas de venta al público en todo el mundo, con la sorprendente excepción de la gran China.

¿Será China un solitario punto brillante mientras otras economías importantes luchan contra el virus en los próximos meses? Y cuando la crisis termine, ¿reanudará China su papel de principal impulsor del crecimiento mundial, impulsando una vez más la fortuna de las multinacionales? Esa parece ser la esperanza de muchos que han alabado a China por su respuesta draconiana y aparentemente eficaz al virus, olvidando o perdonando su intento inicial de encubrir el brote. Sin embargo, es probable que la realidad sea muy diferente. Tras décadas de crecimiento anual de dos dígitos, la economía de China -y en particular su otrora floreciente sector de consumo- está en vías de estancarse, incluso mientras se recupera del reciente colapso inducido por el coronavirus.

LA CLASE RURAL

Un pronóstico tan sombrío podría ser una sorpresa después de dos décadas de crecimiento extraordinario. China se incorporó a la Organización Mundial del Comercio en 2001, abriendo a la competencia las industrias otrora cosechadas y obligando a miles de empresas estatales a fusionarse o a quebrar. En la década siguiente, la inversión extranjera saltó de 47.000 millones de dólares a 124.000 millones de dólares. Cientos de millones de chinos de zonas rurales abandonaron sus granjas durante este período, convirtiéndose en nongmingong (trabajadores agrícolas) que no se amedrentan y trabajan junto con empleados de empresas estatales despedidos en nuevas fábricas orientadas a la exportación. Estos cambios desencadenaron una ola de productividad y, junto con las reformas anteriores que crearon un mercado de viviendas urbanas, condujeron a una rápida expansión de la riqueza personal. Para 2012, las clases media y alta de China habían aumentado a 182 millones de personas. La consultora McKinsey & Company proyecta que para el 2022, unos 300 millones de chinos calificarán como clase media y alta.

Pero el crecimiento de esta clase media por sí solo no puede asegurar el futuro de China. Como muchas corporaciones multinacionales han descubierto, los urbanitas chinos ya están consumiendo casi todo lo que pueden. El futuro crecimiento económico debe venir de empujar a los mercados de nivel inferior y encontrar nuevos clientes en el interior de China, lejos de las costas que más se han beneficiado de las dos últimas décadas de crecimiento. Los dirigentes de China han tratado de ampliar el consumo interno como parte de su plan de transición de una economía dependiente de las exportaciones y la deuda a otra más dependiente del poder adquisitivo del pueblo chino. Pero el consumo doméstico se ha mantenido en torno al 40 por ciento del PIB en los últimos años, muy por debajo de la media mundial de alrededor del 60 por ciento.

En lugar de sumarse a las filas de nuevos consumidores como muchos esperaban, los chinos rurales -incluidos los varios cientos de millones que han emigrado a las ciudades- se han convertido efectivamente en una clase baja. Los ingresos generales han aumentado, pero las personas de origen rural siguen ganando menos de la mitad de lo que los nativos de las ciudades obtienen anualmente. A medida que las industrias se automatizan y la demanda de mano de obra disminuye, las personas de origen rural luchan por reinventarse como trabajadores de servicios, trabajadores temporales o empresarios en sus pueblos y aldeas de origen.

Las prácticas restrictivas que se remontan a los años 50 dificultan a los habitantes de las zonas rurales. El sistema de registro de hogares de China, o hukou, aseguró en su día que el país tuviera productos agrícolas amplios y baratos a medida que se industrializaba. Pero el sistema todavía vincula las prestaciones de bienestar social de las personas a su lugar de nacimiento en vez de al lugar donde viven. Como resultado, los migrantes no pueden obtener una atención de la salud decente y asequible ni una buena educación para sus hijos en las ciudades donde viven. En lugar de ello, van a clínicas médicas subprivadas y ponen a sus hijos en escuelas privadas que ofrecen programas educativos pobres, pero a menudo costosos. El hukou también deprime artificialmente los salarios de los migrantes al hacerles más difícil organizarse o presionar sus intereses con los empleadores. La práctica una vez garantizó un suministro constante de mano de obra barata para el modelo económico de 'Fábrica para el Mundo' de China, pero ahora impide que los trabajadores migrantes se conviertan en consumidores de clase media. Por último, el hukou requiere que los chinos de las zonas rurales reserven grandes porciones de sus ganancias para cubrir gastos médicos inesperados, matrículas y jubilación. Todo ese ahorro impide que las personas registradas en las zonas rurales gasten como sus homólogos urbanos y deprime el consumo general. También explica por qué China tiene una tasa de ahorro nacional artificialmente alta de alrededor del 45% del PIB, más del doble del promedio mundial de alrededor del 20%.

Los niños migrantes abandonan la escuela a un ritmo mucho mayor que los demás niños chinos. Su educación primaria suele ser inadecuada y se ven obligados a regresar al campo para asistir a la escuela media y secundaria. Muchos se sienten alienados viviendo solos en las provincias del interior y estudiando en enormes e impersonales internados. En parte debido a estos problemas, sólo alrededor de un cuarto de la fuerza laboral de China se ha graduado de la escuela secundaria, como ha demostrado la investigación del economista de Stanford, Scott Rozelle. Muchos niños migrantes no están cualificados para trabajos cualificados o de alta remuneración.

Un anticuado sistema de propiedad de la tierra, también de la era de Mao Zedong, suprime aún más la movilidad social de los pobres de las zonas rurales de China. A diferencia de los bienes inmuebles urbanos, que pueden alquilarse o venderse a precios de mercado, las tierras rurales son 'propiedad colectiva'. Los migrantes y los agricultores no pueden alquilar o vender sus bienes para fines no agrícolas. Esta diferencia ha contribuido a que el país que una vez fue conocido por su igualitarismo sea uno de los más desiguales del mundo. Según los economistas Thomas Piketty y Gabriel Zucman, la proporción de la riqueza total en manos del 1% más rico de los chinos pasó de poco más del 15% en 1995 al 30% en 2015. Este ritmo de consolidación coincide aproximadamente con el de la Rusia oligárquica, en la que el 1% más rico de la población vio duplicarse su proporción de la riqueza total durante el mismo período hasta alcanzar el 43%. El 10% más rico de China posee ahora el 67% de toda la riqueza, una proporción que también es comparable a la de Rusia. Para empeorar las cosas, el sistema fiscal regresivo de China, que depende sustancialmente de los impuestos sobre el valor añadido, que recaen sobre todo en los pobres, lo que reduce aún más su capacidad de gasto.

CASADO CON EL PASADO

Entonces, ¿por qué China no se deshace simplemente de estas políticas de hace décadas y libera su interior para impulsar la productividad y el crecimiento? Después de todo, eso es exactamente lo que los principales líderes del Partido Comunista Chino (PCCh) anunciaron que harían en 2013. Pero desde entonces, los esfuerzos para reformar el hukou y los sistemas de propiedad de la tierra han sido limitados. Sólo las ciudades más pequeñas, a menudo poco atractivas económicamente, han sido abiertas para el asentamiento permanente de los migrantes, y se han hecho pocos progresos para dar a los agricultores más control sobre sus tierras. Los funcionarios de la ciudad que supervisan los programas de bienestar social, incluyendo la educación y la atención sanitaria, consideran que el coste de la integración de nuevas familias es exorbitante. Los gobiernos locales de las zonas rurales, a diferencia de los terratenientes individuales, están autorizados a vender y arrendar tramos de propiedad colectiva con fines comerciales. Se han convertido en muy dependientes de ese flujo de ingresos, según la politóloga de la Universidad de Washington, Susan Whiting, y por lo tanto se resisten a conceder derechos de propiedad más fuertes a la población rural.

Para empeorar las cosas, los habitantes de las ciudades registrados oficialmente, incluidos los funcionarios del gobierno urbano, tienden a ver a los migrantes como extranjeros y los toleran sólo mientras haya que ocupar puestos de trabajo indeseables, como los de las líneas de fabricación o las obras de construcción. Los Waidiren, o 'forasteros', como se llama burlonamente a los migrantes, son comúnmente culpados de todo tipo de males urbanos, desde el aumento de las tasas de delincuencia hasta los atascos de tráfico y las enfermedades transmisibles, como el COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Los chinos que tuvieron la suerte de nacer con residencia urbana tienen poco interés en competir con las familias migrantes por plazas en escuelas y hospitales ya superpoblados.

Los gobiernos municipales están expulsando a los trabajadores migrantes de muchas ciudades de China y obligándolos a regresar a sus ciudades de origen. En 2018, muchas ciudades de primer orden comenzaron a expulsar a las familias migrantes de los atestados bloques de apartamentos en nombre de la seguridad pública, restringiendo los permisos para las pequeñas empresas dirigidas por migrantes y cerrando las escuelas privadas. Ahora, muchas otras ciudades están haciendo lo mismo. Los dirigentes de China, en pos de su gran visión de reequilibrio hacia una economía más orientada al consumo, han tratado de coreografiar los cambios desde arriba: en lugar de aflojar el registro de hogares y dejar que los migrantes vivan y trabajen donde deseen, los funcionarios han abierto sobre todo ciudades pequeñas que consideran que pueden beneficiarse de la afluencia de personas. Con demasiada frecuencia, estas ciudades sufren de un crecimiento bajo y ofrecen pocas oportunidades de empleo. Beijing parece pensar que puede rejuvenecer estas regiones deprimidas simplemente empujando a los migrantes hacia ellas -como si los nuevos residentes encontraran mágicamente empleos o crearan pequeñas empresas- y al mismo tiempo resolver el problema del exceso de viviendas con altas tasas de vacantes.

La esperanza de los planificadores económicos chinos es que puedan impulsar el consumo rural sin necesidad de emprender reformas radicales de las restrictivas políticas de la era Mao. Los que no se dedican a la agricultura, según el argumento, ganarán más y consumirán más trabajando en nuevas industrias de servicios y en la economía gigante o convirtiéndose en empresarios. Ya no trabajarán en fábricas o en obras de construcción, sino que escribirán aplicaciones para móviles, conducirán para empresas de viajes compartidos y dirigirán empresas turísticas en sus ciudades de origen. El problema es que la mayoría de los chinos nacidos en el campo no tienen las habilidades necesarias para estos oficios, y la economía del gigantismo ha perdido empleados rápidamente a medida que la economía general se ha ralentizado. Los sectores especializados como las telecomunicaciones, la tecnología de la información, las computadoras, las finanzas y los servicios empresariales todavía no constituyen una gran parte del sector de servicios de China, y no están creciendo rápidamente, según el economista Albert Park de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong. En cambio, los trabajos de servicios de baja gama conocidos por su baja remuneración y alto riesgo, como los servicios de mensajería en motocicleta, se han convertido en los más comunes entre los chinos rurales y migrantes.

Las verdaderas reformas que desencadenarían la productividad del interior de China requerirían una relajación significativa del control del PCCh sobre las ciudades, así como del campo, una concesión que los líderes de los partidos, con la intención de apretar en lugar de aflojar su control del poder, probablemente no acepten. No sólo los gobiernos rurales perderían valiosos flujos de ingresos y los urbanos adquirirían nuevas cargas económicas, sino que el partido perdería una de sus herramientas más poderosas de control social: la capacidad de dictar dónde vive la mitad de la población. Pero a menos que el PCCh pueda integrar a los habitantes de las zonas rurales y permitirles unirse a las filas de la clase media, es poco probable que la economía de China mantenga el nivel de crecimiento transformador que ha definido los dos últimos decenios. Y la sombra sobre la economía de China oscurecerá las perspectivas mucho más allá de sus fronteras. Incluso mientras el país se sacude algunos de los daños causados por el coronavirus, no podrá sacar a la economía mundial de la recesión. Tendrá suerte de evitar una para ellos mismos.


El papa Francisco habló sobre la economía y el coronavirus: “En el mundo de las finanzas parece que es normal

'Estoy viviendo este momento con mucha incertidumbre. Es un momento de mucha inventiva, de creatividad', dijo el pontífice en una entrevista con el escritor y periodista británico Austen Ivereigh, traducida en español por el periódico ABC.

Para el pontífice, la crisis del coronavirus volvió a dejar al descubierto una 'política de la cultura del descarte' en la que 'al anciano se le dan las medicinas hasta un cierto punto' y 'los sin techo siguen siendo sin techo'. Como ejemplo citó la fotografía viral que mostró a los sin techo puestos en cuarentena en una plaza de estacionamiento de Las Vegas. 'Y los hoteles estaban vacíos. Pero un sin techo no puede ir a un hotel. Ahí se ve ya en funcionamiento la teoría del descarte', denunció.

'Cuídense para un futuro que va a venir. Y cuando llegue ese futuro, recordar lo que ha pasado les va a hacer bien. Cuidar el ahora, pero para el mañana'. Todo esto, agregó, hay que hacerlo 'con la creatividad' y sin 'escaparse en alienaciones, que en este momento no sirven'.

Por su parte, dijo que durante la cuarentena 'reza más y piensa en la gente' y piensa en sus responsabilidades de ahora y ya 'para el después' de la pandemia. ' Va a ser un después trágico, un después doloroso, por eso conviene pensar desde ahora. Se ha organizado a través del Dicasterio del Desarrollo Humano Integral una comisión que trabaja en esto y se reúne conmigo', afirmó, al tiempo que resaltó 'la necesidad de acompañar al pueblo de Dios y estar más cercano a él' a través de iniciativas como la misa de las siete de la mañana en streaming, de actos como el del pasado 27 de marzo en la plaza de San Pedro y las actividades de la Limosnería Apostólica para acompañar las situaciones de hambre y enfermedad. 'Estoy viviendo este momento con mucha incertidumbre. Es un momento de mucha inventiva, de creatividad', dijo.

Los héroes de la pandemia: médicos, religiosos y trabajadores

El papa también envió un mensaje a los médicos, religiosos y trabajadores que cumplen con los deberes para que la sociedad funcione, a veces pagando con sus vidas, a quienes calificó de 'héroes'.

Un mensaje para ancianos aislados, jóvenes encerrados, y empobrecidos por la crisis

Convertir el 'miedo en confianza' y la 'angustia en esperanza'


México se queda rezagado en apoyos fiscales para reactivar su economía....


La economía, sin ‘respirador artificial’

En materia económica y fiscal, las contradicciones entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y su equipo hacendario son cada vez más evidentes.

No sólo porque él dijo no estar de acuerdo con el nuevo rango de 'crecimiento' del PIB esperado para este año, que fue revisado a la baja en el documento Precriterios 2021, presentado por la Secretaría de Hacienda el 1 de abril.

Hacienda ajustó su estimado de (de)crecimiento del PIB para 2020 a un rango de entre -3.9 y 0.1 por ciento desde uno previo de entre 1.5 y 2.5 por ciento.

'Ahora tampoco coincido' con Hacienda, respondió AMLO cuando le preguntaron en su conferencia mañanera sobre ese ajuste, aunque luego admitió que 'no he visto lo que propusieron, lo voy a revisar'.

Otro botón de muestra es la negativa del presidente a instrumentar medidas contracíclicas, que Hacienda considera necesarias para amortiguar el impacto sobre la economía mexicana de la pandemia asociada al Covid-19, entre otros choques, como la caída de los precios del petróleo.

En su informe del domingo, AMLO afirmó que 'ya rompimos el molde que se usaba para aplicar las llamadas medidas contracíclicas que sólo profundizaban más la desigualdad y propiciaban la corrupción en beneficio de unos cuantos'.

Y remató: 'la fórmula que estamos aplicando para remontar la crisis transitoria... es la suma de tres elementos básicos: mayor inversión pública para el desarrollo económico y social, empleo pleno y honestidad, y austeridad republicana. Nada nos hará regresar al pasado', subrayó.

La apuesta del presidente se mantiene en la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, de la nueva refinería de Dos Bocas y del Tren Maya.

A diferencia del rechazo enfático de AMLO, en Precriterios 2021 Hacienda deja en claro que 'la responsabilidad en el manejo de las finanzas públicas por parte del gobierno de México, así como la implementación de medidas contracíclicas orientadas a apoyar la economía de las y los mexicanos, nos permitirán superar el complejo entorno internacional y nacional'.

Reconociendo que no se cuenta con mucho espacio fiscal, el domingo era un buen momento para anunciar medidas contracíclicas, cuyos pilares fueran el ejercicio oportuno del gasto público aprobado para este año y una reorientación inmediata de recursos al sector salud.

A eso tendría que sumarse un programa de apoyo, no de rescate, a los sectores, microempresas y hogares más afectados, además del tan 'cantado' acuerdo nacional de inversión en infraestructura energética.

Según el presidente, en esta semana se dará a conocer el programa de inversión pública, privada y social para el sector energético por un monto aproximado de 339 mil millones de pesos.

Dado que el Covid-19 tendrá un fuerte impacto sobre la economía y las finanzas públicas de México en este año, analistas del sector privado advierten que, sin una 'vacuna' fiscal expansiva, no hay manera de mitigar los efectos del 'choque pandémico'.

El riesgo es que sin medidas contracíclicas y, peor aún, sin un programa de apoyo a la economía, el impacto de los choques derivados de la pandemia será muy severo a falta de amortiguadores.

En el preámbulo de una fuerte contracción y recesión económica en México, que cada vez es más probable bajo cualquier escenario, el gobierno le niega un 'respirador artificial' a la economía, condenándola a la asfixia.


Cuidar nuestra salud y nuestra economía | El Universal


Empeora pronóstico para economía mexicana en 2020 a una contracción de 5%: encuesta Citibanamex


Salvar la economía significa salvar más vidas: Salinas Pliego | El Universal


Europa blinda su economía ante crisis | El Universal


Paquetes de estímulo fiscal: aplicando un ventilador mecánico a la economía

Del mismo modo que una persona contagiada con el COVID-19 requerirá un ventilador mecánico cuando por efectos de su enfermedad pierda la capacidad de respirar por sí mismo, las economías sometidas a una paralización creciente de sus actividades productivas debido a la emergencia sanitaria, requerirán de medidas de salvataje, destinadas a evitar la quiebra generalizada de empresas, con el consecuente efecto de pérdidas de empleo, de ingresos y de capacidad de consumo de la población.

Esas medidas de salvataje consisten en los denominados paquetes de estímulo fiscal expansivo. En palabras sencillas, la inyección de dinero a la economía para reanimar tanto la oferta como la demanda, ambas deprimidas por la caída abrupta en la actividad económica.

Si un país tiene ahorros acumulados en el pasado -Chile los tiene afortunadamente, aunque no sean suficientes-, los efectos son, únicamente, perder la capacidad de utilizarlos en futuras crisis, sobre todo si es poco viable volverlos a acumular. Una segunda alternativa es endeudarse, camino que es viable si la deuda histórica es moderada, pero que implicará que el costo de la deuda aumente en función del mayor riesgo que asume el que se endeuda.

El Gobierno de Chile anunció, recientemente, un paquete de estímulo fiscal expansivo de 11.750 millones de dólares, equivalente a un 4,7% del PIB, que principalmente apunta a aportar recursos adicionales al seguro de desempleo, aplazar pagos de impuestos de empresas medianas y pequeñas, capitalizar al BancoEstado para que este pueda aumentar su volumen de crédito a pymes y personas, bonos de apoyo a familias vulnerables y suspensión transitoria del impuesto de timbres y estampillas.

No hay que olvidar que en diciembre de 2019 ya se había entregado un paquete de estímulo fiscal por 5.500 millones de dólares, a consecuencia de la ralentización de la economía a causa del estallido social de octubre.

Algunos economistas estiman que los efectos de estos paquetes de estímulo fiscal llevarán el déficit fiscal de Chile a un 7% del PIB, en circunstancias que ciertos líderes políticos opinan que el Gobierno debería aumentar aún más las medidas de ayuda económica a la población.

Es importante dejar en claro que todos los países del mundo están haciendo lo mismo. Por ejemplo, Estados Unidos anunció un paquete de estímulo fiscal de 2 billones de dólares, tres veces mayor al entregado con motivo de la crisis subprime en 2009 y el Banco Central de esa nación (la FED), inició un programa masivo de compra de bonos y llevó la tasa de interés a casi cero.

Sin embargo, la gran pregunta es cómo financiar estas gigantescas inyecciones de dinero a la economía, que son urgentemente necesarias, pero que tienen efectos importantes a futuro, dependiendo de los instrumentos utilizados para concretarlas.

Si un país tiene ahorros acumulados en el pasado -Chile los tiene afortunadamente, aunque no sean suficientes-, los efectos son, únicamente, perder la capacidad de utilizarlos en futuras crisis, sobre todo si es poco viable volverlos a acumular. Una segunda alternativa es endeudarse, camino que es viable si la deuda histórica es moderada, pero que implicará que el costo de la deuda aumente en función del mayor riesgo que asume el que se endeuda.

Y cuando no hay ahorros ni nadie que quiera otorgar crédito, solo queda reasignar gasto y, finalmente, emitir dinero, asumiendo el costo futuro de una inflación en aumento, que reducirá el valor adquisitivo de ingresos y activos de las familias (¿les suena Argentina?).

    El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Industria del cannabis, una posible vía para reactivar la economía tras contingencia


Economía de EU podría contraerse 30% este trimestre: Bernanke


Prevén que este 2020 el PIB tenga su caída más profunda en 88 años


Economía mexicana se encuentra en estado agonizante: Citibanamex | El Universal


¿Cuánto se requiere para empujar la economía?

La respuesta no es sencilla, pero puede oscilar entre el siete y el 10% del PIB, porque lo que hoy se observa en otros países que traían un buen ritmo de crecimiento económico -como el efecto del cierre productivo- en México tiene otros componentes: 1) debilidad económica que acumula 21 meses entre estancamiento, 2) desconfianza del sector privado expresada en bajos niveles de inversión y 3) la interrupción real de los flujos de capital del exterior hacia México, sumada a la consecuente devaluación del peso, impusieron a la economía un ajuste doloroso, pero inevitable.

Ayer, el presidente López Obrador presentó una propuesta económica que será modificada con el tiempo, porque la caída económica llevará a una pérdida recaudatoria a partir de marzo, pero su estrategia puede ser mejor entendida si se acompaña del documento que circuló Morena, que dirige Alfonso Ramírez Cuéllar. Su diagnóstico es claro y la articulación de la propuesta es objetiva.

Según este documento, es temprano para definir el monto de recursos que se requerirán, pero es certero al decir que, seguramente, supera el monto del gasto programado para el 2020 (20% del PIB o 4.3 billones de pesos).

El escenario es el siguiente: se pronostican, en este 2020, menores ingresos (296 mil 961 millones de pesos respecto a programa) derivados de una caída de los ingresos petroleros y de los tributarios (250 mil millones de pesos o 1.0% del PIB). Así como un aumento en el gasto programable de 45 mil 345 millones de pesos destinado, principalmente, a atender la emergencia en salud. Esto es Precriterios y estimación de Arturo Herrera, quien ni ha renunciado ni pretender hacerlo.

Ni el gobierno ni el país tienen ese margen de maniobra, de manera que tres acciones se tomaron de entrada: se mantienen las medidas de cumplimento fiscal, se establecen de nuevo medidas de ahorro y gasto nacional público sin suspender obras de infraestructura definidas y la liquidación de fideicomisos sin estructura orgánica y objetivo legal comprobable, pero no da más allá de 1.5% del PIB.

Volviendo a Morena. Igual que lo propone Concamin, de Francisco Cervantes, en documento separado, llama a un Acuerdo Nacional Amplio, que integre al sector público, privado y social para que juntos realicen un diagnóstico despolitizado (difícil tarea) sobre el estado de la economía y las finanzas, entregable el 15 de abril, para definir cursos de acción que eviten una destrucción económica mayor y posibiliten la recuperación de producción y empleo.

¿Por qué se utiliza a la banca de desarrollo para impulsar economía? Porque tiene capital para tomar pérdidas en los sectores críticos y compartir el riesgo. Por cada peso garantizado con programas de primeras pérdidas se extiende ocho veces la capacidad de los bancos de prestar sin deteriorar su propia base de capital. Ahí se concentran los 70 mil millones de pesos en créditos y garantías indirectas.

    Con intermediarios financieros, se multiplican, pero habrá un proceso -que podría ser burocrático y lento- para identificar que no se cuelen empresas que traían un problema de impagos antes de marzo.

El componente social es de transferencias directas por 1.0% del PIB. Se trata de distribuir con nombre y apellido el grueso de los 25 mil millones que han sido anunciados para microempresarios, productores y comerciantes del sector informal y personas empleadas por su cuenta y se comenta que otros 15 mil millones en programas para agroproductores sociales; más mil 500 pesos por tres meses a quienes están inscritos en el SAT, pero perdieron el empleo, a informales que se inscriban en el registro de transferencias y a personas inscritas en los programas sociales como trabajadores en condición de pobreza. El programa tendría un costo de 0.6% de PIB.

En cuanto a las medidas de apoyo a la planta productiva a condición de que no se reduzca el empleo, son: 1) posponer el pago de aportaciones obrero-patronales (0.65% del PIB) por lo meses de abril, mayo y junio; 2) créditos de banca de desarrollo para capital de trabajo y liquidez por 70 mil millones de pesos; 3) devolución acelerada del IVA que en 2019 alcanzó 553 mil 981 millones de pesos, y 4) agilizar el pago de proveedores del gobierno. Esto último, se considera poco realista.


¿De qué forma se reactivará a la economía de México?


Hacia una economía más "nacional": el futuro proteccionista al que puede conducir el coronavirus


Dudan que se pueda reactivar la economía

El plan del gobierno para hacer frente a la crisis económica ocasionada por el coronavirus, sin el apoyo a empresas, ni medidas fiscales para estimular a la economía, conducirán a una mayor contracción del Producto Interno Bruto (PIB) en este año, lo que elevará el riesgo de más recortes en la calificación crediticia del país.

La institución financiera Bank of America (BofA) prevé que este año la economía mexicana se contraerá 8 por ciento; sin embargo, el plan procíclico del presidente Andrés Manuel López Obrador eleva el riesgo de una caída más severa, pues no ha anunciado apoyos a empresas que estén en riesgo de cerrar por el impacto del coronavirus.

'El presidente de México anunció el 5 de abril su muy esperado plan para enfrentar la emergencia económica del coronavirus. Rechazó enfáticamente las políticas anticíclicas y de emitir más deuda. Más bien, planea continuar haciendo más de lo mismo: programas sociales, inversión en la refinería y otros proyectos de infraestructura y más austeridad', comentó BofA.

'Así que en realidad no anunció un nuevo plan económico y tampoco hizo un fuerte ajuste económico, lo que probablemente decepcionará a los dueños de negocios que estaban esperando un apoyo más decisivo. La falta de acción del gobierno probablemente conducirá a la reducción de negocios', agregó la institución financiera.

Mientras que Alberto Ramos, economista en jefe para América Latina de Goldman Sachs, avizora una contracción económica más profunda, tras conocer el plan de apoyo del gobierno.

Dicho banco ajustó su pronóstico para la economía mexicana y ahora espera una contracción de 4.3 por ciento para este año, desde la estimación previa de 1.6 por ciento.

'A pesar de que el contexto macro se deteriora rápidamente, la administración de AMLO sigue siendo reacia a validar un paquete de estímulos fiscales significativo, a pesar de beneficiarse de un mayor espacio fiscal que muchos de sus grandes pares de mercados emergentes', indicó.

Para el economista, el gobierno mexicano parece interesado en enfocar el esfuerzo fiscal en la población más vulnerable, expandiendo la red de seguridad social, y sigue ideológicamente indispuesto a comprometer recursos fiscales significativos para ayudar a las empresas del sector privado a navegar en la actual crisis.

Por su parte, Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, señaló que la decisión del gobierno de no presentar un plan de medidas contracíclicas, que incluya el apoyo a empresas, como el aplazamiento de impuestos, y la ausencia de medidas para evitar la pérdida de empleos ante la crisis del coronavirus, probablemente derivará en una pérdida masiva de empleos y una caída prolongada del consumo.

Agregó que debido a esto, el escenario optimista de una caída del PIB de 3 por ciento desaparece y en su lugar queda un escenario optimista con caída del 5 por ciento, otro escenario central de caída del 8 por ciento y otro pesimista de caída del 10 por ciento.

Para el IMEF, los apoyos anunciados por el gobierno para enfrentar la situación de emergencia son insuficientes y no reflejan una estrategia integral y efectiva para atacar de frente las causas del deterioro en la actividad económica.

Además, BofA estimó que este año se perderán miles de empleos derivado de la decisión del Ejecutivo federal, en contraste con lo que anunció el domingo el presidente sobre la creación de más empleos.

'Creemos que México verá pérdidas netas de empleos este año, en contraste con las expectativas de AMLO de 2 millones de nuevos empleos en los próximos 9 meses', añadió la institución financiera.

Otra de las consecuencias que previó BofA, con sede en Estados Unidos, luego del anuncio del domingo es el riesgo de que Moody's y Fitch Ratings recorten las calificaciones del soberano, así como Standard and Poor's lo hizo hace dos semanas.

'Creemos que las agencias calificadoras continuarán bajando la calificación de México en los siguientes días/semanas. Nosotros pensamos que Moody's corte dos escalones a la vez. Fitch probablemente cortará al menos uno; S&P ya cortó uno', aseveraron.

Para Siller, el menor crecimiento económico incidirá en una menor recaudación fiscal durante al menos dos años, por lo que también es probable que las calificadoras sigan ajustando a la baja la calificación crediticia de México.

Por su parte, Ramos apuntó que la combinación de un crecimiento débil, el deterioro del saldo fiscal, un aumento de los pasivos, el deterioro de la confianza empresarial y una credibilidad débil de la política, probablemente conducirán a rebajas en la calificación crediticia del país a corto plazo.


La economía: el otro gran desafío de Trump además del coronavirus


Italia lanza el mayor plan de estímulo de su historia


Destina Miguel Hidalgo 150 mdp para reactivar economía