Más de un año después del inicio de la pandemia de COVID-19, el bienestar de los empleados sigue siendo una prioridad para las empresas. Según un informe

Más de un año después del inicio de la pandemia de COVID-19, el bienestar de los empleados sigue siendo una prioridad para las empresas. Según un informe de Gartner, el 96% de los responsables de recursos humanos está más preocupado ahora por el bienestar de su fuerza laboral que antes de la crisis sanitaria mundial.

El compromiso con las organizaciones empleadoras se dispara por encima del 90% cuando se trata de mejoras relacionadas con la formación o la promoción interna.

La consultora identifica seis tipos diferentes de ofertas de bienestar: físico, financiero, mental y emocional, comunitario, familiar, y profesional, y asegura que, cuando se ofrecen, tienen diversos grados de impacto en los niveles de compromiso, esfuerzo discrecional y bienestar que muestran los empleados.

Según sus datos, el mayor impacto positivo se produce con las propuestas relacionadas con las mejoras profesionales y familiares. De hecho, el compromiso con las organizaciones empleadoras se dispara por encima del 90% cuando se trata de mejoras relacionadas con la formación o la promoción interna, y supera la media cuando hablamos de conciliación familiar o ventajas relacionadas con el cuidado de la familia.

En este sentido, los programas de beneficios profesionales más impactantes son el desarrollo del liderazgo, la tutoría y los programas de educación en habilidades específicas. Guardería en el lugar de trabajo, el apoyo ante la violencia doméstica y las actividades de conexión familiar (como un día de feria familiar en la empresa) también ayudan a atraer y retener el talento.


Fuente: Gartner

Fuente: observatoriorh.com