Jefe de la policía de Los Ángeles apoya el ‘estatuto santuario’ que Eric Holder elogia como ‘constitucional’

Posted Junio 20, 2017 1:21 pm by

Jefe de la policía de Los Ángeles apoya el ‘estatuto santuario’ que Eric Holder elogia como ‘constitucional’
Rate this post
                 Por primera vez, el jefe de la policía de Los Ángeles, Charlie Beck, ofreció su apoyo total a un proyecto de ley que prohibiría a las agencias estatales y locales ejecutar leyes de inmigración, llamándola una propuesta importante que protege la confianza entre su departamento y los vecindarios. 

“Este no es un proyecto de ley suave sobre el crimen”, dijo Beck el lunes en una conferencia de prensa en Los Ángeles, con el ex fiscal general del país Eric Holder y el presidente del Senado Pro Tem Kevin de León.

“Esto no es un proyecto de ley contra la ley. Este es un proyecto de ley que muestra valor. El coraje de los californianos, el valor de los Angelinos para entender que cuando estamos juntos somos mucho más eficaces que cuando nos separamos”.

El apoyo es una bendición para De León (D-Los Ángeles), autor de la Ley 54 del Senado y quien ha luchado contra la oposición de los grupos del orden que buscan aplicar la ley e insisten que –los santuarios- podrían debilitar su capacidad para detener a los criminales peligrosos y reincidentes. Esto llegó al mismo tiempo en que Holder reveló una carta al fiscal general Jeff Sessions, argumentando que la legislación “es constitucional y una ley federal no la puede detener”.

Holder fue temporalmente contratado por el Senado y la Asamblea para servir como asesor externo para ofrecer asesoramiento sobre la estrategia legal del estado contra la administración entrante. Él y su firma, Covington y Burling, analizaron la legislación como parte de ese contrato y concluyeron que “los estados tienen el poder sobre la salud y seguridad de sus residentes y la asignación de recursos estatales”.

“California está haciendo lo correcto”, dijo Holder de mover el proyecto de ley a través de la Legislatura. “Esto es algo que hay que hacer en todo el país”.

El proyecto de ley 54 del Senado, el llamado estatuto estatal del santuario, fue provocado por las órdenes de deportación ampliadas de la Administración Trump. Prohibiría a los organismos estatales y locales encargados de hacer cumplir la ley, incluida la policía y la seguridad de las escuelas, utilizar recursos para investigar, detener, denunciar o arrestar a las personas para la aplicación de la ley de inmigración.

Para abordar algunas preocupaciones de los jefes de policía y el sheriff, De León enmendó la legislación para permitir a los funcionarios locales y estatales participar en los grupos de trabajo – y trabajar junto con los funcionarios federales de inmigración – siempre y cuando su objetivo principal no es la aplicación de la ley migratoria. Otros cambios han aflojado las restricciones de comunicación entre las agencias locales de aplicación de la ley y los funcionarios de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE), en relación con los delincuentes violentos.

Las últimas disposiciones también permiten a los agentes del orden contactar y transferir a las personas a ICE, con una orden judicial, si encuentran a alguien que previamente fue deportado por un delito violento. Y permiten a las fuerzas del orden transferir o detener a una persona a petición de ICE si un juez encuentra que hay causa probable para hacerlo.

La última enmienda obtuvo la aprobación de Beck. En el pasado, el jefe de la policía solo llegó a decir que estaba de acuerdo con los “principios subyacentes” del proyecto de ley, pero que quería asegurarse de que la policía pudiera detener a los criminales peligrosos.

El lunes, Beck dijo que trabajó estrechamente con la oficina de De León para asegurarse de que se ocupara de todas las preocupaciones de la aplicación de la ley, y que alcanzó un equilibrio entre la seguridad pública y preservar la confianza de la comunidad. La legislación permitirá a los oficiales concentrarse en los delincuentes violentos que no están en el país legalmente, dijo, y si es necesario, usar su estatus ilegal para detenerlos.

Él describió el proyecto de ley como un reflejo de los valores de California, la suya y los del Departamento de Policía de Los Ángeles, que dijo que había honrado a la “Orden Especial 40.” El mandato de 1979 que impide que los oficiales detengan a la gente únicamente para investigar la situación migratoria.

“Dependemos de nuestras comunidades, particularmente de las comunidades inmigrantes, no sólo para mantenerlas seguras, sino para mantenernos todos a salvo”, dijo Beck. “Sin esa cooperación todos sufrimos”.

Pero como el Presidente Trump y el fiscal Sessions han amenazado con recortar el financiamiento federal de las llamadas ciudades de santuario, la legislación estatal ha continuado alterando a legisladores republicanos y departamentos del sheriff. Ellos argumentan que sus disposiciones podrían debilitar las finanzas del estado y proteger a los criminales peligrosos.

El proyecto de ley aprobó su primera audiencia la semana pasada en la Asamblea estatal, donde Cory Salzillo, director legislativo de la Asociación de Alguaciles del Estado de California, argumentó que la legislación todavía carecía de claridad sobre los grupos de trabajo e impediría la colaboración vital entre sheriffs y funcionarios de ICE. Al prohibir a los funcionarios federales de inmigración interrogar a los inmigrantes en las cárceles, dijo, los obligaría a ir a las comunidades, lo que podría conducir a la detención de más personas.

“ICE va a hacer lo que ICE va a hacer, y habrá un impacto colateral cuando ICE hace eso”, dijo Salzillo.

De León replicó que los sheriffs eran funcionarios públicos que operaban en una cultura diferente, pero se comprometió a seguir trabajando con ellos.

En Los Ángeles el lunes, De León señaló una orden de un juez federal que bloquea la orden del presidente de retirar los fondos a los gobiernos que se rehúsan a cooperar completamente con los agentes de migración.

“Sin embargo, nuestros agentes locales de la ley están bajo amenaza de obedecer las fuerzas de deportación del presidente”, dijo De León. “La Ley 54 del Senado protegerá a la policía local contra las órdenes federales que los ha obligado a hacer cumplir las leyes de inmigración en lugar de llevar a cabo las tareas cotidianas que mantienen a nuestras comunidades seguras”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles