La vacuna de AstraZeneca aumenta su eficacia al 79% contra la COVID-19

22 Mar 2021 09:08 GMT

Un ensayo ha confirmado también que la efectividad en personas mayores de 65 años es del 80% y que el fármaco no aumenta el riesgo de trombosis
La vacuna de AstraZeneca aumenta su eficacia al 79% contra la COVID-19

La vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford ha sido autorizada en más de 50 países de todo el mundo, pero todavía no ha recibido luz verde en Estados Unidos, donde se siguen realizando ensayos clínicos para valorar su seguridad y eficacia. Uno de estos estudios ha revelado que el fármaco presenta una eficacia del 79% en prevenir la COVID-19 sintomática y del 100% para evitar los casos graves y hospitalizaciones, tal y como ha anunciado la farmacéutica en un comunicado. En el ensayo han participado 30.000 voluntarios, de los que poco más de 20.000 recibieron la vacuna y el resto placebos.

Estos últimos datos aumentarían la eficacia que se otorgaba en un principio al fármaco, pues la compañía aseguraba que era del 76%, mientras que algunos estudios disminuían la protección al 63%. De esta forma, podría darse la autorización por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). Un comité asesor de la FDA celebrará un debate público sobre las pruebas que sustentan el fármaco antes de decidir si permite el uso de emergencia de la vacuna.

Eficaz en personas mayores de 65 años

Hasta ahora, muchos países en los que se administra este fármaco, incluida España, no autorizaban su inoculación en personas mayores de 55 años debido a que no existía información suficiente sobre su eficacia y seguridad en este sector de la población. Pero el reciente estudio estadounidense podría revertir la situación, ya que refleja que “la eficacia de la vacuna fue constante según la etnia y la edad”. Concretamente, en los participantes de 65 años o más, la efectividad fue del 80%.

“Estos hallazgos confirman los resultados previos observados en los ensayos AZD1222 en todas las poblaciones adultas, pero es emocionante ver resultados de eficacia similares en personas mayores de 65 años por primera vez. Este análisis valida la vacuna AstraZeneca COVID-19 como una opción de vacunación adicional muy necesaria, y ofrece la confianza de que los adultos de todas las edades pueden beneficiarse de la protección contra el virus”, manifiesta Ann Falsey, profesora de la Facultad de medicina de la Universidad de Rochester (Estados Unidos) y co-líder del ensayo.

No aumenta el riesgo de sufrir trombosis

Más de una docena de países, la mayoría en Europa, suspendieron temporalmente el empleo de la vacuna de AstraZeneca la semana pasada tras reportes que la asociaron casos de trombos graves. El jueves, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) concluyó, tras una investigación, que la vacuna no aumentaba el riesgo de coágulos sanguíneos en general, aunque no pudo descartar que estuviera relacionado con dos clases de coágulos muy poco comunes.

De igual forma, este ensayo estadounidense no encontró un mayor riesgo de sufrir una trombosis, con lo que quedaría garantizada la seguridad de la vacuna. “La vacuna fue bien tolerada y la junta independiente de monitoreo de seguridad de datos (DSMB) no identificó problemas de seguridad. El DSMB realizó una revisión específica de eventos trombóticos, así como trombosis del seno venoso cerebral (CVST) con la ayuda de un neurólogo independiente, y no encontró un mayor riesgo de trombosis o eventos caracterizados por trombosis entre los 21.583 participantes que recibieron al menos una dosis de la vacuna”.

Francia, Alemania, Italia y otros países reanudaron el viernes el uso de la vacuna, y varios políticos de alto rango la recibieron para reiterar que era segura. España, por su parte, volverá a administrar el fármaco a partir del próximo miércoles 24 de marzo. También en nuestro país el epidemiólogo y vacunólogo Amós García propuso vacunar a los políticos españoles con el fármaco de AstraZeneca para “generar confianza” hacia él.

Continuar en AS