A dónde iría el dinero del estímulo de una potencial administración Biden

La prioridad principal es “construir un puente fiscal hacia el otro lado de la crisis”.
0 Shares
0
0

La máxima prioridad de la administración Biden, después del control del virus, será “construir un puente fiscal hacia el otro lado de la crisis”. Eso es lo que Jared Bernstein, un alto asesor económico de Biden, dijo en una conferencia de la IIF esta semana.

Por qué es importante: Biden tiene una muy grande y compleja agenda de “Reconstruir Mejor”, que incluye unas 800 propuestas de políticas diferentes y costará unos 3 billones de dólares. Pero antes de empezar con eso, el equipo de Biden planea gastar mucho dinero – probablemente al norte de 1 billón de dólares – en un paquete de estímulo a corto plazo.

Entre líneas: En la lucha por un potencial paquete de estímulo, la administración de Trump se niega a canalizar el dinero al gobierno estatal y local. Por el contrario, dice Bernstein, eso será lo primero en la lista para un estímulo económico Biden, porque viene con un alto “multiplicador fiscal”.

  • El equipo de Biden está buscando “obtener el mayor beneficio por el dinero”, dice Bernstein. Dar dinero a los gobiernos estatales y locales tiene un multiplicador de alrededor de 1,5, según la Reserva Federal de San Francisco. En otras palabras, cada dólar que se da a esos gobiernos aumenta el PIB en alrededor de 1,50 dólares.

Otras prioridades con altos multiplicadores son el apoyo nutricional y la ampliación de las prestaciones por desempleo.

El resultado final, según Bernstein: El “puente fiscal” será necesario incluso si se aprueba un nuevo paquete de estímulo entre ahora y enero. Mientras la economía esté muy por debajo de su potencial -que lo estará- Biden querrá un gasto inicial en enero.


Félix Salmón

También te pueden interesar

Esto es lo que se viene en el camino judicial en el caso Sobornos, por el que Rafael Correa puede perder sus derechos políticos – El Universo

El 20 de julio pasado el Tribunal de Apelación de la sentencia del caso Sobornos 2012-2016 ratificó la sentencia condenatoria de ocho años de cárcel por el delito de cohecho agravado para el expresidente Rafael Correa y su exvicepresidente Jorge Glas. Dos días después, esta instancia judicial notificó por escrito a las partes. Con la ejecución de esta formalidad, según el abogado constitucionalista Ismael Quintana, los defensores de los condenados tienen dos alternativas.