El mundo después de Trump – La Vanguardia

En estos casi cuatro años, el mundo se ha vuelto más inseguro y las instituciones multilaterales se han deteriorado
0 Shares
0
0

El mundo de antes de Trump era más ordenado. Es difícil acordarse de ello porque la victoria del magnate inmobiliario cambió muchas cosas. Y porque fue una victoria imprevista, la primera evidencia de que el pensamiento experto (consultores, analistas, periodistas, académicos) entraba en una época en la que iba a tener dificultades para seguir los acontecimientos. En el otoño de 2016, apostar en círculos profesionales por la victoria de Trump era casi un chiste. Nadie creía en sus posibilidades. No era porque no llegaran señales de ello. Personas que habían viajado a Estados Unidos, empresarios que iban a ver a sus clientes, volvían y decían: “Toda la gente con la que he hablado votará a Trump”. Los expertos los escuchaban pero no archivaban la información porque “eso” era imposible. No estaba en la agenda que Donald Trump ganara.

Pero ganó. Y ha hecho falta un desastre como la pandemia de la covid-19 para darse cuenta de lo que se ha perdido en estos años, de cómo el mundo se ha vuelto más inseguro. China, a la que los países occidentales abrieron la puerta presionados por las grandes corporaciones (que querían hacer allí grandes negocios) se ha convertido en un adversario con una agenda propia implacable. Hoy está claro que Pekín se benefició de la globalización, pero no piensa pagar sus costes en términos de apertura.


En estos casi cuatro años, el mundo se ha vuelto más inseguro y las instituciones multilaterales se han deteriorado

En este tiempo, las instituciones multilaterales se han deteriorado. Cuanto más ha necesitado el mundo de la inteligencia colectiva, más ha escaseado. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha enmudecido. La Unión Europea parece un organismo torpe e inoperante. La Organización Mundial de la Salud (OMS), a la que China engañó en los primeros días del virus, tiene su credibilidad cuestionada y deberá reformarse. Las relaciones internacionales han ido a peor. La guerra sin cuartel que los países más ricos libraron en marzo para conseguir partidas de mascarillas fue un inesperado mensaje…

La mayor responsabilidad de ese desorden debe atribuirse a Trump. Ha normalizado las actuaciones autoritarias (porque le gustan los “tipos duros” y porque el peor republicanismo pragmático piensa igual). Negocia mal: Estados Unidos tiene parte de razón al acusar a China de falta de fair play en las relaciones comerciales. Pero tal y cómo conduce el conflicto, China sale reforzada. Hoy sabemos, tras el libro de John Bolton, The Room where it happened, que sus conocimientos en materia internacional son escasos y que sus intereses personales condicionan la política exterior.

El mundo es más peligroso porque Occidente se ha quedado sin liderazgo. Trump ha malgastado el prestigio de la primera potencia. Solo en la gestión de la pandemia, el contraste con China es abrumador.

La sociedad americana padece tres males endémicos. El racismo, la violencia policial y la desigualdad. Trump no tiene solución para ninguno de ellos. Al contrario. Jalea al supremacismo blanco con sus declaraciones y tuits. Y reacciona de manera hostil y despreciativa cuando las calles protestan por la brutal muerte del afroamericano George Floyd, asfixiado por la presión de la rodilla de un policía.


La profunda desigualdad explica el negacionismo del presidente hacia la enfermedad: afecta mucho más a las minorías raciales

La profunda desigualdad explica también el negacionismo de Trump sobre la enfermedad: afecta mucho más a las minorías, a los más pobres, se le hace difícil sentirse el presidente de todos. En el discurso de inicio de mandato, el 20 de enero de 2017, Trump usó la imagen de “masacre americana” [american carnage] para referirse al aumento de la pobreza y la desigualdad, que atribuyó a la globalización. Entonces se entendió como una descripción desproporcionada. Hoy se ajusta mucho mejor a la realidad. Estados Unidos encabeza el ranking de muertes por la Covid-19 en el mundo.

¿Ganará otra vez? No debería. La economía, su mejor carta electoral, no le va a servir esta vez. El candidato demócrata Joe Biden le saca más de quince puntos de ventaja en los sondeos. En otro libro, Too Much and Never Enough, una sobrina, Mary L. Trump, lo caracteriza como el hombre más peligroso del mundo y justifica su destructivo comportamiento en el maltrato que recibió en la infancia de parte del padre. Anne Applebaum, historiadora y periodista, talismán de la derecha republicana, vaticina la venganza del republicanismo anti-Trump en estas presidenciales. Pero nada de eso asegura su derrota. El presidente alentará la división racial y ahondará en la guerra cultural (“hay una izquierda fascista que adoctrina a los niños y quiere erradicar la identidad americana…”) para movilizar a sus bases. ¿Ganará otra vez? Quién sabe.


El dilema está hoy en saber si Trump ha sido un accidente en la reciente historia americana o si el país ha entrado en un declive irreversible

El dilema hoy es saber si Trump ha sido un accidente en la reciente historia americana o si el país ha entrado en un declive irreversible. De lo publicado en los últimos días, el artículo más llamativo lo ha escrito el historiador Harold James, que compara la situación en Estados Unidos con los últimos días de la Unión Soviética. Algunos paralelismos son obvios: la intensificación del conflicto social y político; la edad de los candidatos (76 años Biden, 74 Trump), que los aproxima a la gerontocracia soviética. Otros son chocantes: compara al Gosplán (el comité de planificación estatal soviético) con Wall Street en la mala asignación de los recursos… En una cosa lleva razón el historiador: los grandes cambios no se perciben hasta que estos suceden.

Quizás aciertan los que piensan que la elite republicana se entregó a Trump porque estaba agotada, sin soluciones para América, incómoda con las instituciones democráticas. O los que ven en la extraña relación entre China y Estados Unidos el inicio en el cambio de hegemonía. En esa hipótesis, una victoria de Biden no bastaría. Rectificaría algunos errores en el exterior. Reconocería como problemas los cambios sociales y culturales que desde los años 60 dividen a los americanos. Buscaría un espacio de entendimiento. Ralentizaría, en suma, la caída. Quizás. Pero lo que sí es seguro, es que si vuelve a ganar Trump, ese anunciado colapso estará más cerca.


¿Trump conseguirá ser reelegido tras su gestión de la Covid y las protestas raciales?



Total votos: 0


También te pueden interesar