La EPA finaliza la norma que limita la investigación utilizada para la salud pública y la política medioambiental

La regla habría evitado que los grandes estudios anteriores que se basaban en datos privados siguieran adelante.
1 Shares
1
0

El Organismo de Protección del Medio Ambiente ha ultimado una norma que limita la investigación científica utilizada en la elaboración de políticas de salud pública y medio ambiente.

Por qué es importante: Los investigadores argumentan que la regla que prioriza los estudios con todos los datos disponibles públicamente “esencialmente bloquea” la investigación que utiliza información personal y registros médicos confidenciales que no pueden ser liberados debido a las condiciones de privacidad, según el New York Times, que reportó la noticia por primera vez el lunes.

  • El requisito de revelar los datos en bruto habría impedido que los estudios importantes del pasado siguieran adelante. “Tales estudios han servido como los fundamentos científicos de algunas de las más importantes regulaciones de aire limpio y agua del último medio siglo”, señala el Times.

Detalles: La EPA declinó una solicitud de comentarios, pero refirió a Axios a un artículo de opinión del Administrador Andrew Wheeler en el Wall Street Journal publicado el lunes por la noche con el título “Por qué estamos acabando con la dependencia de la EPA de la ciencia secreta”. Se espera que Wheeler anuncie oficialmente la regla el martes.

  • En el artículo de opinión, Wheeler insiste en que la regla “no es un palo para forzar a los científicos a elegir entre respetar la privacidad y los derechos de sus participantes en el estudio y presentar su trabajo para su consideración”.
  • “Nuestra regla dará prioridad a la transparencia y aumentará las oportunidades para que el público acceda a los datos de ‘dosis-respuesta’ que subyacen a las regulaciones significativas y a la información científica influyente”, escribió Wheeler sobre la medida, llamada Regla de Fortalecimiento de la Transparencia en la Ciencia Fundamental que subyace a las Acciones Regulatorias Significativas.
  • “Los datos de dosis-respuesta explican la relación entre la cantidad de un producto químico o contaminante y su efecto en la salud humana y el medio ambiente, y son el fundamento de los reglamentos de la EPA.

“Si el pueblo estadounidense debe ser regulado por la interpretación de estos estudios científicos, merece examinar los datos como parte del proceso científico y del autogobierno estadounidense”.

Lo que están diciendo: Thomas Sinks, que anteriormente dirigió la Oficina del Asesor Científico de la EPA y supervisó las normas de la agencia en torno a la investigación con sujetos humanos, dijo al Washington Post que la norma está “basada en una teoría de la conspiración, que es que la EPA practica la ciencia secreta” a pesar de que no hay pruebas que lo apoyen.

  • “Me preocupa sobre todo el hecho de que esta regla y otras acciones como esta regla están disminuyendo los esfuerzos y la importancia de la ciencia y los científicos dentro del gobierno federal”, dijo. “Ese es un precedente peligroso”.


Axios

También te pueden interesar