Las desigualdades en las escuelas públicas no logran nivelar el campo para los niños de color

En América es mejor nacer rico que nacer inteligente.
1 Shares
1
0

En América, es mejor nacer rico – lo que a menudo significa blanco – que nacer inteligente.

Por qué importa: Durante décadas, los EE.UU. ha sostenido la escolarización como la clave para desbloquear el sueño americano, pero los hechos nos dicen que la promesa de la educación es falsa.

El panorama general: El ingreso familiar es quizás el determinante más fuerte del éxito estudiantil, y el bajo ingreso se convierte en una barrera aún más alta cuando se cruza con la raza.

  • Incluso cuando los estudiantes negros de familias pobres empiezan el jardín de infancia con resultados superiores a la media, el 63% se encuentra por debajo de la media cuando están en el octavo grado, según un estudio reciente de la Universidad de Georgetown.
  • Entre los estudiantes latinos de jardín de infancia de la misma categoría de alto rendimiento, pero de menores ingresos, el 36% empeoró para el octavo grado, al igual que el 39% de los estudiantes blancos y el 18% de los estudiantes asiáticos.
  • Los estudiantes de color de alto rendimiento son pasados por alto con demasiada frecuencia por los maestros y los administradores: Las probabilidades de que los niños negros y latinos sean remitidos a programas para superdotados son 66% y 47% menores que las de los estudiantes blancos, respectivamente, según el Instituto Fordham.

“Si la bala de plata significa que la educación me dará la agencia y los recursos para tener éxito, que me dará un poder igual al de un hombre blanco, eso es una mentira”, dice Terrence Fitzgerald, profesor de educación de la Universidad de California del Sur. “Eso no sucederá. No ha sucedido para mí”.

Lo que está sucediendo: Décadas de prácticas de zonificación excluyentes han segregado nuestros barrios y, por extensión, nuestras escuelas públicas.

  • El código postal en el que creces determina a qué escuela asistes. Y de los 10 millones de niños que viven en los lugares más difíciles de Estados Unidos para crecer, según el índice de pobreza, el acceso a alimentos nutritivos, la calidad de la escuela y más, 4,5 millones son latinos y 3,6 millones son negros.
  • Hay una brecha de 23 mil millones de dólares entre los distritos que sirven a los estudiantes blancos y los distritos que sirven a los estudiantes de color.

Los estudiantes de color – particularmente los estudiantes negros – son castigados desproporcionadamente en la escuela, y son castigados más severamente, desde una edad muy temprana.

  • Los estudiantes negros están sobrerrepresentados entre los estudiantes suspendidos de las escuelas públicas en un 22%, según un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno. Los estudiantes nativos americanos están sobrerrepresentados en un 1%. Los estudiantes blancos, latinos y asiáticos están subrepresentados en un 17%, 3% y 3%, respectivamente.
  • Estos altos niveles de castigo en la escuela pueden deshacer rápidamente la confianza y el compromiso de los estudiantes en la escuela, y cargarlos con registros de delincuencia, alimentando la cadena de la escuela a la prisión.

Qué hay que ver: La pandemia de coronavirus ha sobrecargado las desigualdades de la educación, incluyendo el acceso a la banda ancha o a dispositivos para conectarse a clases remotas en línea.

  • Las desigualdades en la financiación de las escuelas públicas juegan un papel enorme en la perpetuación de las desigualdades en la educación de los Estados Unidos y perdurarán en los años venideros. La financiación afecta a todos los aspectos de la escuela, desde quién enseña a los estudiantes hasta la disponibilidad de programas extraescolares y la calidad del almuerzo.
  • El plan de estudios: Las recientes investigaciones sobre planes de lecciones y materiales de aprendizaje sobre la esclavitud, el movimiento de derechos civiles, los pueblos indígenas y la inmigración han sido consideradas inadecuadas por los expertos que dicen que estos planes de lecciones están demasiado saneados, si es que se enseñan estos temas.
  • Hay una dependencia desigual de los recursos proporcionados por las escuelas, como el asesoramiento, el seguro médico y los almuerzos, y discrepancias en cuanto a quién recibe qué. La policía y la seguridad están presentes en las escuelas que atienden principalmente a estudiantes negros y morenos de una forma que los estudiantes blancos no pueden enfrentar.

El resultado final: “La idea de que se trata de quién es inteligente y quién no, no es verdad”, dice Anthony Carnevale, fundador y director del Centro de Educación y Fuerza Laboral de Georgetown. “Al final, el sistema te coloca más o menos donde estabas cuando eras niño. La educación es el problema. No es la solución”.


Erica Pandey

También te pueden interesar