¿Se aproxima un divorcio entre Dallas y Dak Prescott? – ESPN Deportes

Los Cowboys no alcanzaron un acuerdo a largo plazo con el quarterback antes del límite para jugadores franquicia.
0 Shares
0
0

El propietario y gerente general de los Dallas Cowboys, Jerry Jones, realizó la siguiente pregunta durante negociaciones con el corredor Ezekiel Elliott el verano pasado: “¿Cuándo no he finalizado un acuerdo?”.

La respuesta es un poco diferente, en esta ocasión.

El agente del quarterback Dak Prescott, Todd France, y los Cowboys han estado trabajando en un contrato a largo plazo por casi 16 meses. Se esperaba que fuera el más rico en la historia de los Cowboys, y uno de los más ricos en la historia de la NFL. En lugar de eso, Prescott planea jugar la temporada a cambio de los 31.4 millones de dólares de la etiqueta de jugador franquicia exclusivo, que firmó en junio del 22.

Las partes no pueden volver a charlar acerca de un contrato a largo plazo hasta que acabe la temporada del 2020, lo que significa que las charlas quedaron en pausa y no se ha resuelto nada.

Existe suficiente culpa para repartir por el punto muerto, pero hay que saber esto: podría tratarse del inicio de un lento viaje hacia el divorcio entre los Cowboys y Prescott.

Desde que se ha utilizado la designación de jugador franquicia, solamente dos quarterbacks —Drew Brees en el 2005 con los San Diego Chargers y Kirk Cousins en el 2016 y 2017 con Washington– jugaron una temporada bajo la designación.

Los Chargers contaban con Philip Rivers, un recluta de primera ronda del 2004, después del canje con los New York Giants por Eli Manning, listo para asumir las riendas. Washington nunca amó a Cousins, ni le extendió alguna oferta que valiera la pena aceptar, llevando a su salida vía agencia libre con destino a los Minnesota Vikings en el 2018.

Los Cowboys cuentan con el quarterback veterano Andy Dalton como suplente para Prescott vía convenio de un año, además de Clayton Thorson, quien pasó la temporada pasada en la escuadra de prácticas, y Ben DiNucci, recluta de séptima ronda del 2020, en plantilla.

La mayoría de los divorcios recientes en la NFL con quarterbacks de alto perfil han involucrado a veteranos alcanzando el mercado abierto. Tom Brady, quien cumple 43 años de edad en agosto, dejó a los New England Patriots por los Tampa Bay Buccaneers después de 20 temporadas. Rivers, de 38 años de edad, firmó un acuerdo por una temporada con los Indianapolis Colts en marzo.

En el 2012, Peyton Manning tenía 36 años de edad cuando firmó con los Denver Broncos tras perderse la campaña del 2011 de los Colts por una lesión en el cuello. Indy seleccionó a Andrew Luck primero global en el draft del 2012.

Prescott, quien cumple 27 años de edad el 29 de julio, está por empezar la mejor parte de su carrera profesional. Superó las expectativas después de ser elegido en la cuarta ronda del draft del 2016.

Entonces, ¿qué sucede ahora?

Jones, quien toma las decisiones de los Cowboys, se halla en una posición no familiar con su quarterback franquicia. Esto no sucedió con Troy Aikman o Tony Romo. Jones retuvo a ambos mediante contratos de largo plazo, quedándose los dos pasadores con los Cowboys bien entrados sus 30s.

Desde Aikman, los Cowboys han empleado una selección de primera o segunda ronda en un quarterback solamente una vez. Quincy Carter, saliendo de la Universidad de Georgia, fue recluta de segunda vuelta (N° 53) en el 2001. Los Cowboys también invirtieron una selección de primera ronda en el draft suplementario de 1989 en Steve Walsh.

Los Cowboys sí estudiaron a los quarterbacks más codiciados del draft del 2016, como Jared Goff y Carson Wentz. Pero Jones quedó molesto cuando Dallas no pudo canjear para volver a ascender en la primera ronda para tomar a Paxton Lynch, quien fue reclutado por los Denver Broncos en el puesto N° 26 global. Denver se desprendió de Lynch antes de la campaña del 2018.

Prescott deberá jugar bien en el 2020 para ganarse en enorme contrato que busca de los Cowboys o de otro equipo, si se convierte en agente libre. Si los Cowboys colocan la designación de jugador franquicia sobre Prescott de nuevo en el 2021, cobraría 37.7 millones de dólares. Y en caso de que se lo pregunten, un tercer año bajo la etiqueta sería por 54 millones de dólares.

Prescott recién tuvo su mejor campaña estadística en el 2019 (4,902 yardas, 30 pases de touchdown), pero su peor registro (8-8). Tendrá un nuevo head coach en Mike McCarthy, y una ofensiva ligeramente alterada a su disposición. El calendario de los Cowboys en el 2020 es favorable, pero hay algunas defensivas difíciles en el horizonte (Seattle Seahawks, Pittsburgh Steelers, Minnesota, Baltimore Ravens, San Francisco 49ers) que podrían retar a Prescott.

Jones fue suficientemente afortunado para hallar a Prescott, de la misma manera en que fue afortunado de encontrar a Romo como agente libre no reclutado, y afortunado de contar con la primera selección global en el 1989 cuando adquirió al equipo, y Aikman salió de UCLA.

Con el modo en que se ha llevado el proceso, Jones podría tener que volver a arriesgarse, a ver si vuelve a ser afortunado, luego de no firmar a Prescott a un acuerdo de largo plazo en este año.

También te pueden interesar