Por qué sorprendió en España que un tribunal llamara "vaga" a una joven de 23 años que quería seguir siendo …

Posted Mayo 23, 2017 11:02 pm by

Por qué sorprendió en España que un tribunal llamara "vaga" a una joven de 23 años que quería seguir siendo …
Por qué sorprendió en España que un tribunal llamara "vaga" a una joven de 23 años que quería seguir siendo …
Rate this post
    <figure class="media-landscape has-caption full-width lead"><span class="image-and-copyright-container">
<img class="js-image-replace" alt="Una joven en casa" src="https://noticiasdehoy.co/wp-content/plugins/RSSPoster_PRO/cache/5ff06__96080345_sofa.gif" width="976" height="549" /><span class="off-screen">Derechos de autor de la imagen</span>
<span class="story-image-copyright">Getty Images</span>
</span>
<figcaption class="media-caption"><span class="off-screen">Image caption</span>
<span class="media-caption__text">
Según el juez, la conducta de la demandante calificaba como vagancia.
</span>
</figcaption></figure><p class="story-body__introduction">¿A qué edad deberían dejar de mantener los padres a sus hijos?</p>

En el norte de España, un tribunal desestimó a mediados de mayo la demanda de una joven de 23 años de Castro Urdiales, comunidad de Cantabria, que les exigía a sus padres el pago de una pensión de alimentos de US$330 mensuales.

En su sentencia, los magistrados consideraron que la muchacha tenía edad suficiente para buscarse la vida por sí misma.

La corte confirmó así la decisión de un Juzgado de Primera Instancia de la localidad que ya había desestimado la demanda de la muchacha.

“Ha sido la propia conducta de la recurrente una vez alcanzada la mayoría de edad, conducta jurídicamente calificable como de abandono, vagancia y falta de aprovechamiento, la que la ha colocado en la situación que actualmente ostenta”, consideró el magistrado.

             <span class="off-screen">Derechos de autor de la imagen</span>
<span class="story-image-copyright">Tempura</span>
</span>
<figcaption class="media-caption"><span class="off-screen">Image caption</span>
<span class="media-caption__text">
Esta no es la primera vez que la justicia española tiene que tomar decisiones sobre ese tipo de casos.
</span>
</figcaption></figure><p>Aunque por lo general la Justicia suele obligar a los padres a mantener a sus vástagos hasta que alcanzan la suficiencia económica, en este caso los jueces consideran que, a pesar de su edad,<strong> la joven nunca finalizó los estudios secundarios</strong>, empezó varios cursos "sin obtener resultado alguno" y, aunque estuvo trabajando en Londres, no puso interés en aprender inglés.

Los padres de la joven se separaron en 2012 cuando ella ya era mayor de edad. En aquel entonces el juez no fijó pensión alimenticia para la hija.

Precedentes similares

Aunque el caso no es habitual, no es el primero de este tipo.

En Cataluña hace un año un juzgado dio la razón a los padres de un joven de 19 años que, aunque ni trabajaba ni estudiaba, pedía seguir siendo mantenido.

             <span class="off-screen">Derechos de autor de la imagen</span>
<span class="story-image-copyright">Xavier Arnau</span>
</span>
<figcaption class="media-caption"><span class="off-screen">Image caption</span>
<span class="media-caption__text">
La tasa de paro juvenil en España sigue estancada en el 43%.
</span>
</figcaption></figure><p>En aquella ocasión el magistrado desestimó su demanda al considerar que <strong>su familia no tenía por qué apoyar su "estilo de vida caprichoso".</strong>

Pero las decisiones de estos dos jueces contrastan con muchos fallos anteriores en los que los progenitores sí se vieron obligados a seguir proporcionando manutención a unos hijos que, en ocasiones, habían cumplido hace tiempo los 30 años.

La presidenta de la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA), María Dolores Lozano, asegura que cada vez son más los padres que piden asesoramiento legal para lidiar con las demandas de sus hijos.

La crisis económica que sufre España desde hace más de un lustro disparó la tasa de desempleo juvenil: aunque, según la Encuesta de Población Activa, en 2016 la cifra se situó en torno al 43%, durante un tiempo llegó a superar el 50%.

Esta falta de oportunidades laborales ha provocado que muchos jóvenes sigan dependiendo económicamente de sus padres años después de terminar sus estudios.

Y es que de media, los españoles abandonan la casa familiar a los 29 años, según la Oficina Europea de Estadística, Eurostat.

Los que sí ganan

Las sentencias de CaCantabria y Cataluña, sin embargo, no podrían ser más diferentes de lo ocurrido en casos como el de Clara, de 33 años, quien tiene una maestría y está en edad de trabajar.

Un tribunal de apelación de la región de Galicia (noroeste del país), sin embargo, decidió que su padre debe pasarle una pensión mensual de US$500 hasta que encuentre un empleo.

“Lo realmente sorprendente de este caso, sin precedentes, es que el juez no estableció un límite”, explica Rosario Bello, representante legal de Clara.

Tanto que la manutención podría acabar convirtiéndose en una pensión de por vida.

             <span class="off-screen">Derechos de autor de la imagen</span>
<span class="story-image-copyright">Sunlight19</span>
</span>
<figcaption class="media-caption"><span class="off-screen">Image caption</span>
<span class="media-caption__text">
1 de cada 3 jóvenes españoles de entre 25 y 34 años no completó la educación secundaria.
</span>
</figcaption></figure><p><strong>"No existe un reglamento que determine el tiempo que los padres deben mantener a sus hijos"</strong>, explica la abogada.

“Normalmente el límite se establecía a finales de los 20, lo que permitía a los hijos cursar estudios superiores o incluso hacer una maestría antes de incorporarse al mundo laboral”, dice Bello.

“La crisis, sin embargo, ha hecho que esto cambie”.

A pesar de que la economía española lleva dos años en proceso de recuperación, la tasa de paro juvenil sigue estancada en el 43%.

Un porcentaje muy alto pero que tiene justificación en que muchos jóvenes españoles siguen estudiando hasta casi cumplir 30 años.

La cruda realidad, sin embargo, es que menos del 40% de la gente joven tiene un empleo remunerado, de acuerdo a un estudio publicado en abril por La Obra Social la Caixa.

En el informe titulado ‘Paro juvenil y pobreza: ¿un problema estructural?’ su autora, Begoña Cueto, de la Universidad de Oviedo, explica que “la relación entre baja formación y desempleo de los jóvenes es un círculo vicioso difícil de romper”.

Según el reporte, 1 de cada 3 jóvenes de entre 25 y 34 años no completó la educación secundaria y comenzó a trabajar sin cualificación durante la época del boom de la construcción en España.

En 2008 estalló la crisis y la mayoría de ellos quedó desempleado.

“Uno de los desafíos clave que debe afrontar nuestro sistema educativo es la reducción de la tasa de abandono escolar, independientemente de la situación económica del país”, plantea Cueto.

Mientras tanto, muchos jóvenes siguen viviendo de sus padres y se aprovechan de la tradicional solidaridad de las familias españolas.